Henrique Capriles: «No deseo que el reventón del chavismo provoque un golpe militar»

capriles--644x362

Henrique Capriles fue entrevistado por dos medios impresos internacionales:  ABC de España y Clarin de Argentina.

En ambas hace énfasis en su rechazo a un golpe militar como “salida” a la profunda crisis económica, política y social en que la “revolución” ha sumido al país, que amenaza agravarse con el profundo déficit de las finanzas públicas, nuevas devaluaciones, aumento de la gasolina y otros servicios, ruina de las empresas estatales y “sequía” en las fuentes de endeudamiento.

Día 22/12/2013. ABC.es.

El líder de la oposición venezolana está convencido de que Maduro no terminará su mandato, pero su único reto ahora es evitar que la crisis hunda a Venezuela

El excandidato presidencial y gobernador del estado de Miranda,Henrique Capriles, rompe su silencio después de las municipales del 8 de diciembre —que demostraron que Venezuela sigue dividida— y recibe a ABC en su despacho de Bello Monte, en Caracas. Después de su sonada ausencia en la reunión que el presidente Nicolás Maduroconvocó esta semana en el Palacio de Miraflores, Capriles reta a un «cara a cara» al sucesor de Hugo Chávez. Pero le advierte de que «si voy a Miraflores, es para plantear a fondo los problemas y buscar una solución a la crisis». Frente a una economía dependiente de las importaciones que «va por un barranco», el líder de la oposición emprende ahora la lucha política desde una perspectiva social.

—¿Con la inminente devaluación de la moneda y la subida del precio de la gasolina, la crisis económica está acorralando a los venezolanos?

—La fiebre del país está subiendo a 40 grados centígrados. Hay dos opciones: o el Gobierno aplica la medicina que no está aplicando o el paciente irá a cuidados intensivos. Lo digo como venezolano, no como líder de la alternativa democrática: estoy sumamente preocupado por lo que se vislumbra para el próximo año. No soy economista, pero no tengo que serlo para darme cuenta. El país va por un barranco.

—¿Cómo de crítica es la situación?

—Nuestra economía prácticamente depende de la importación, entre el 70, el 80 y casi el 100% en algunos sectores. Las reservas internacionales y la capacidad financiera están en su más bajo nivel. Los chinos ya no siguen prestando dinero como antes. El costo de la financiación es sumamente alto. El Gobierno no da ninguna señal de confianza para que vengan los inversores. Cambian el tipo cambiario. El país se ha convertido en un mercado negro para todas las transacciones.

—¿Qué medidas toma el Gobierno para hacer frente a la crisis?

—Imprimir dinero inorgánico.

—¿Hay riesgo de que caiga el presidente Nicolás Maduro?

—No quiero una salida que sea por un golpe. Y lo repito siempre porque sería más desastroso para el país. Ojalá que el Gobierno, con su intención de «vamos a dialogar», entienda que con ese modelo nos está conduciendo a los cuidados intensivos. No hay manera de sostener una economía como lo plantea el Gobierno, con mayores controles y restricciones, como lanzar operativos para el pollo, papel higiénico… La población termina acostumbrándose a hacer cola para comprar de todo.

—¿Es viable el Plan de Patria socialista, el programa de gobierno que Maduro trata de imponer sin tener mayoría?

—Pienso que no. Llegará un momento en que reviente ese modelo. No quiero que ese reventón tenga por respuesta un golpe militar. Eso es lo peor que puede pasar.

—¿Y el diálogo?

—Maduro quiere dialogar para que lo reconozcan como presidente. El diálogo no es para eso. Es obvio que ellos tienen una parte del país y nosotros otra.

—¿Por qué no fue a la reunión que convocó Maduro esta semana en el Palacio de Miraflores?

—La reunión era para los alcaldes y si yo voy, deja de ser una reunión de alcaldes. Si voy a Miraflores es para plantear a fondo los problemas y buscar solución a la crisis.

—Se dice que, al ausentarse, perdió la oportunidad de enfrentarse a Maduro.

—Esa fue una reunión para alcaldes. Yo no quería el protagonismo. Pero si el presidente quiere, podemos hacer una reunión cara a cara.

—¿Nicolás Maduro busca legitimarse dialogando con la oposición?

—El problema de su legitimidad está a nivel internacional. Pero él está ejerciendo la presidencia y mientras lo esté haciendo, tiene que responder al país. Si el problema es el reconocimiento y él lo busca condicionando el diálogo, eso está muy mal. Ahora el país está en crisis y si el diálogo es para buscar soluciones entre todos, entonces es distinto.

—¿Teme que empeore la crisis?

—Yo no quiero que el país se hunda, ese no es mi juego, ese es su juego. Lo veo en el sabotaje que hace el chavismo en el estado de Miranda con su apuesta para que me hunda. Mi juego es que el país salga de la crisis.

—¿Qué le parece que el presidente cree entes paralelos y despoje de competencias a los alcaldes opositores?

—Es una bofetada a los ciudadanos, a la voluntad popular, a la Constitución. Es inaceptable.

—¿No es contradictorio que mientras Cuba impulsa una apertura económica, Maduro la cierra y restringe?

—Absolutamente. Ningún país en el mundo como Venezuela está aplicando un modelo que ha fracasado en otras partes.

—¿Cuáles son sus previsiones sobre la inflación este año?

—El Banco Central no ha querido publicar el índice de noviembre. Pero tengo la cifra. En noviembre ha subido un 4,8%. Están maquillando la inflación para que no aparezca tan brutal.

—¿Las medidas que adoptó Nicolás Maduro para rebajar los precios no fueron efectivas?

—La inflación no se baja por decreto. Tendremos el 57% de inflación anualizada hasta noviembre y al cierre de diciembre sería del 60%.

—¿Van a subir la gasolina?

—Parece que sí. Es obvio que la gasolina está regalada.

—Si en Venezuela suben la gasolina un 2.900%, ¿el Ejecutivo debería suspender el subsidio petrolero a Cuba y Petrocaribe?

—El Gobierno venezolano le está regalando a Cuba 4.000 millones de dólares anuales, y es mentira que sea para pagar a los médicos cubanos. Son 100.000 barriles diarios los que le enviamos, de los cuales Cuba no consume ni la mitad. ¿Qué hace con el otro 50%? Lo revende. ¿Y quién se queda con ese dinero? El Gobierno cubano.

—¿Hay que suspender el subsidio a los países caribeños?

—Hay que revisar caso por caso. Se puede subsidiar pero no regalar. Lo que hay que hacer es dejar de regalar nuestro petróleo. Y este Gobierno tiene una caja negra en las cuentas pendientes de cobro.

—¿Si Rusia al final condonó la deuda de 35.000 millones de dólares a Cuba, haría lo mismo si fuera presidente de Venezuela?

—Siempre he dicho que las facturas hay que cobrarlas. No estamos para financiar regímenes de otros países. El día en que Venezuela deje de regalar petróleo a Cuba, ese día los cubanos cambiarán.

—¿Mantiene la tesis de que Maduro no llegará a concluir su mandato en 2019?

—La mantengo. Si este Gobierno va como va, a mí me cuesta pensar que no se tenga que buscar una salida constitucional. Hay varias opciones, pero primero tenemos que concentrarnos en resolver la crisis y acompañar a nuestro pueblo.

—¿Qué le pasó después de las municipales del 8 de diciembre? ¿Su silencio y aislamiento son los signos de una derrota?

—No di una rueda de prensa porque no hay medios de comunicación. Yo quería que el 8 de diciembre se diera una participación contundente como la que se dio en las presidenciales del 14 de abril. No se logró.

—¿Fue inútil el esfuerzo que dedicó a la campaña?

—No, no fue inútil porque subimos a 77 las alcaldías de la oposición, casi duplicamos el número, pero esperaba un sentimiento de cambio que no se manifestó en la votación. Fue un resultado agridulce. El Gobierno no ganó y tampoco la oposición. El 8 de diciembre dejó al país igual de dividido.

—¿Fue un error plantear la elección como un plebiscito?

—Al principio de la campaña dije que era un plebiscito, pero después no utilicé más esa palabra.

—¿Considera al líder opositor Leopoldo López como un rival porque aspira a ser presidente?

—Los deseos no empreñan. En Venezuela la lista de los que desean ser presidente es muy larga. Ese cargo siempre ha tenido muchos aspirantes. Mi obsesión no es ser presidente de la República. Lo mío es que el país cambie.

+++

Henrique Capriles: “No quiero una salida que sea por un golpe; sería desastroso”

CLARIN – 22/12/13

Aludió así a la grave situación económica de Venezuela. “Yo no soy de derecha”, afirmó.

Henrique Capriles está muy preocupado por la grave situación económica del país, con una agobiante escasez de productos esenciales, una inflación del 54% anual, cepo cambiario y un rojo en las cuentas públicas que equivale al 15% del PBI. “Estoy muy preocupado por lo que se vislumbra para 2014. No soy economista, pero no tengo que ser economista para darme cuenta. El país va por un barranco”.

–¿Cuán crítica es la situación?

–Nuestra economía depende de la importación: entre 70, 80 y casi 100% en algunos rublos. Las reservas internacionales y la capacidad financiera están en su más bajo nivel. Los chinos ya no siguen prestando dinero como antes. El costo del financiamiento es sumamente alto. El gobierno no da ninguna señal de confianza para que vengan los inversores. El país se ha convertido en un mercado negro para todas las transacciones.

–¿Hay riesgo de que caiga el presidente Nicolás Maduro?

–No quiero una salida que sea por un golpe. Y lo repito siempre porque sería más desastroso para el país. Ojalá que el gobierno y su intención de “vamos a dialogar”, entienda que con este modelo nos está conduciendo a los cuidados intensivos. No hay manera de sostener una economía, como lo plantea el gobierno, de mayores controles y restricciones como lanzar operativos para el pollo, el papel higiénico, mientras la población termina acostumbrándose haciendo cola para comprar de todo.

–¿Es viable el “Plan de Patria” socialista que Maduro trata de imponer y sin tener mayoría?

–Pienso que no. Llegará un momento en que revienta este modelo. No quiero que ese reventón tenga por respuesta un golpe militar. Eso es lo peor que puede pasar.

–¿Usted avizora entonces un empeoramiento de la situación?

–Yo no quiero que el país se hunda, ése no es mi juego. Ese es juego de Maduro. Lo veo en el saboteo que hace el chavismo en Miranda apostando a que me hunda. Mi juego es que el país salga de la crisis.

–Ciertos economistas ven contradictorio que, mientras Cuba impulsa una apertura económica, Maduro cierre al país ¿Coincide?

–Absolutamente. Ningún país en el mundo como Venezuela está aplicando un modelo que ha fracasado en otras partes.

–Si suben la nafta un 2.900 % como estudia el gobierno ¿también debería suspender el subsidio petrolero a Cuba y Petrocaribe?

–El gobierno venezolano le está reglando a Cuba US$ 4.000 millones anuales y es mentira que es para pagar a los médicos cubanos (que trabajan en el país). Son 100.000 barriles diarios que le enviamos, de los cuales Cuba no consume ni la mitad ¿Qué hace con el otro 50%? Lo revende ¿Y quién se queda con esa plata? El gobierno cubano.

–¿Hay que suspender el subsidio a los países caribeños entonces?

–Hay que revisar caso por caso. Se puede subsidiar pero no regalar. Lo que hay que hacer es dejar de regalar nuestro petróleo. Y este gobierno tiene una caja negra en las cuentas por cobrar.

–Rusia condonó la deuda de US$ 35.000 millones a Cuba ¿Haría lo mismo si fuera presidente?

–Siempre dije que las facturas hay que cobrarlas. No estamos para financiar regímenes de otros países. El día que Venezuela deje de regalar petróleo a Cuba, ese día los cubanos cambiarán.

–¿Por qué a usted se lo vincula con la derecha?

–No soy de derecha. He levantado la bandera del progresismo en mi país.

Compartelo en las redes!

One Response to Henrique Capriles: «No deseo que el reventón del chavismo provoque un golpe militar»

  1. José Antonio dice:

    Pero no entiendo lo que dice capriles al estar encerrado en un cuarto oscuro sin puertas ni ventanas para poder salir y sobrevivir hay que derrumbar al menos una pared pero hay que derrumbarla de lo contrario no hay salida y te morirás de locura por claustrofobia al ser paciente y esperar un milagro que otros vengan a ayudarte desde afuera que nunca sucederá entonces entonces porque esta locura de no querer la única salida viable en esta oscuridad será entonces que capriles ya esta padeciendo de alguna locura que no le permite sobrevivir ni luchar por abrir algún hueco de esperanza entonces piensa razona pide ayuda y permite que otra persona derrumbé esta pared ya ya que se nos acaba el oxígeno por favor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>